“Sobre la estrategia y táctica de Israel» Ori Goldberg. Profesor universitario israelí (Universidad Herzlya)**.

El porqué de las decepciones después de los grandes operativos militares en Gaza

Esta mañana (12.05.21) , muchos periodistas están sorprendidos de que Israel haya puesto en marcha todo su poder militar, incluidas las mentiras a la prensa internacional, y finalmente haya logrado cierta hazaña táctica en el mejor de los casos. Estos periodistas, gente inteligente, lo presentan como un fracaso sistémico.

Pero esto no es una falla sistémica. Este es su resultado cuando todo está funcionando correctamente. No soy inteligente ni cínico. No estoy tratando de dar a entender que el sistema está fallando. Este es el marco que el Estado de Israel nació y se desarrolló. Es incapaz de traer más que un logro táctico, sin importar cuántos recursos “estratégicos” invierta.

¿Por qué sucede así? La respuesta no es complicada. Esto se debe a que Israel no puede definir su horizonte político por sí mismo. No sabe adónde quiere ir. Y quizás sea más correcto decir que Israel ha creado una realidad que por un lado depende del mantenimiento de una estabilidad eterna y por otro lado es incapaz de mantener la vida en su estado en situación “estable”.

Israel se encuentra en una permanente situación de dilación. Este es el significado de “judío y democrático” dentro del país. En el aspecto interno, no es más que un escape de una decisión sobre el carácter del estado. Esto es cierto no solo en la mezcla entre judío y democrático, sino también, y quizás lo más importante, en el significado de “judío”. Es inadmisible que tradición / cultura se convierta en un nombre clave para la ciudadanía.

Fuera del país, el dominio de territorios también está en una situación de dilación. No se puede tragar ni vomitar, solo queda administrar. La cuestión es que no hay un vacío. Memorias y vivencias se acumulan en los dominados. Nosotros, los dominantes, nos volvemos cada vez más insensibles.

Nosotros también (sorpresa) nos volvemos tácticos, porque lo único que nos define el éxito es llegar al final del día. Y todo esto se traduce en el comportamiento del ejército, la policía y el Shabak (los servicios de seguridad interior). Son órganos que ejercen el poder en nombre del Estado. Son la violencia que define al país. No pueden desarrollar sus músculos y activarlos en una permanente situación de dilación. Apuntan alto y se estrellan contra el suelo de la realidad una y otra vez. En tanto y en cuanto Israel no tenga un horizonte político, no tendrá una estrategia. Tal horizonte requiere salir del modo de dilación. Hasta que eso suceda, continuaremos sorprendiéndonos.


Ori Goldberg es doctorado en la Universidad de Herzlya, Israel.  Dicta cátedra  de Gobierno, Diplomacia y Estrategia. Twitter Ori Goldberg 16-5-2021

Traducción del hebreo Daniel Kupervaser