Entrenamiento militar a extranjeros, notable fuente de ingreso israelí Jerusalem Post / Prensa Latina

Delegación de Togo (Africa) durante las cuestionadas negociaciones (del mundo árabe) para adiestramiento..

El adiestramiento militar a extranjeros dentro y fuera del territorio nacional es fuente notable de ingreso para Israel, afirma hoy el periódico Jerusalem Post Desde hace un año una unidad especial del Centro Internacional de Entrenamiento, dependiente del Comando del Ejército de Tierra, ofrece paquetes de instrucción a oficiales de ejércitos extranjeros, informó una fuente castrense citada en la edición digital del diario.

El adiestramiento militar a extranjeros dentro y fuera del territorio nacional es fuente notable de ingreso para Israel, afirma el periódico Jerusalem Post. Desde hace un año una unidad especial del Centro Internacional de Entrenamiento, dependiente del Comando del Ejército de Tierra, ofrece paquetes de instrucción a oficiales de ejércitos extranjeros, informó una fuente castrense citada en la edición digital del diario.

El principal objetivo de los cursos es la preparación para «guerras de baja intensidad», como lucha antiguerrillera y en centros urbanos, algo en lo que las Fuerzas Armadas israelíes tienen gran experiencia por sus agresiones contra los palestinos, dijo la fuente.

Los instructores utilizan como material de estudio una réplica de un pueblo palestino con cientos de casas, e incluso una mezquita localizada en una base del sur de Israel donde se entrenan habitualmente las unidades élites.

La experiencia de los militares israelíes se basa en las guerras con sus vecinos árabes y en la represión a la resistencia palestina en los territorios ocupados, según el Jerusalem Post.

Decenas de oficiales en la reserva al frente de empresas de seguridad privadas ofrecen su asistencia a distintos países y la OTAN, explica el rotativo.

Estos servicios contribuyen a mejorar las relaciones diplomáticas y mostrar nuestras fuerzas militares tal como son, comentó al diario uno de los oficiales instructores.

Los entrenados reciben técnicas desarrolladas por el Tsahal en redes de comunicación, logística y guerra psicológica, los cuales a su vez sirven para promocionar armas, equipos de telecomunicaciones y radares, o aviones espías sin pilotos, que exporta Israel.

Las tropas de ese país tienen una larga experiencia en el entrenamiento de mercenarios y grupos paramilitares que participaron en conflictos africanos y el apoyo a las dictaduras latinoamericanas del pasado siglo, según denuncias de organizaciones pacifistas.