ricardo_ramirez_feretro

Honores para el jefe de inteligencia del PC chileno

En un acto realizado en el Memorial de los Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Polìticos bajo la dictadura militar de  Augusto Pinochet (1973-1990) familiares y sus compañeros sepultaron los restos mortales del combatiente de la resistencia antidictatorial chilena, el militante comunista, Ricardo Ignacio Ramírez Herrera, conocido por sus camaradas de trabajo clandestino como “Santiago”.

 

 

En la ocasión el presidente del PC de Chile, diputado Guillermo Tellier entregó a la hija de Ricardo- Valentina Ramírez Canales, la medalla Luis Emilio Recabarren, distinción que la Dirección de la colectividad la concedió de manera póstuma a Ricardo Ramírez, “por su ejemplo de lucha y de valor, por su inclaudicable posición frente a la dictadura, por su firmeza ideológica y por su contribución a la construcción de un futuro democrático y socialista en nuestro país”.

Teillier resaltó en su discurso, en la plazuela del Memorial, y ante el fénetro que contenía los restos de Ricardo, y junto al emblema del PC, que “Ricardo Ramirez formaba parte de una instancia de de trabajo casi desconocida y por lo mismo sus integrantes han sido, hasta ahora, poco reconocidos en la importantísima misión que cumplieron durante el gobierno del presidente Salvador Allende y sobre todo en la lucha contra la dictadura”.
“Es una parte de nuestro quehacer revolucionario que debe integrarse plenamente a nuestra centenaria historia como Partido”, enfatizó el dirigente del PC.

Se trata del equipo de Información y Seguridad, (la Inteligencia partidaria) de la que Ricardo Fue Jefe desde 1966, y que jugó un rol estratégico en la defensa del gobierno de Salvador Allende y los difíciles momentos de la clandestinidad tras el Golpe de Estado militar derechista del 11 de septiembre de 1973.

Este grupo de militantes, indicó Teillier “era un selecto contingente de compañeros y compañeras y colaboradores del Partido, que debían actuar en el más riguroso secreto durante el gobierno de Salvador Allende, contribuyendo a detectar los focos de desestabilizaciòn de los grupos ultraderechistas y alertando sobre las maniobras golpistas en los que se conjuraban sectores de las Fuerzas Armadas”.

“Santiago” fue detenido en Buenos Aires donde encabezada el grupo que operaba para restablecer los contactos con Chile, tras la detención de dos direcciones centrales internas en el año 1976, asegurando el ingreso de dirigentes desde el exterior, tanto como la necesaria ayuda financiera.

Cuando estaban en el cumplimiento de dichas misiones, fue detenido junto a un grupo de sus compañeros, en una acción represiva en los marcos de la “Operación Cóndor”,(a cargo de la DINA y del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército de Argentina), que coord9inaba , con apoyo de Estados Unidos, las acciones de terrorismo de Estado en varios países latinoamericanos.

Ricardo Ramírez fue despedido en el Memorial,-del Cementerio General, “para partir a la leyenda”, como señaló su hija, Valentina, por el Rector de la Universidad de Chile, de la cual fue egresado, Ennio Vivaldi, por su compañero de lucha Raúl Moraga, por la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro y por sus familiares.

Ricardo (Santiago) fue asesinado y hecho desaparecer por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) en el cuartel de la calle Simón Bolívar, luego de haber sido detenido, en Buenos Aires, junto a otros cuatro compañeros chilenos y nueve argentinos, en mayo -junio de 1976.

Tras su asesinato , los cuerpos de Ricardo Ramírez y de sus compañeros fueron enterrados clandestinamente en el recinto militar de Peldehue y posteriormente mediante la llamada “Operación retiro de televisores”, ordenada por Pinochet en diciembre de 1978, para ocultar las huellas de sus crímenes, sus restos fueron exhumados y pulverizados para ser vueltos a ser lanzados a fosas en la Cuesta de Barriga, las que fueron develadas por personal en retiro de las Fuerzas Armadas en enero del 2001.

En este lugar, cercano a la capital chilena, fueron finalmente ubicados los restos de Ramírez ydel matrimonio de Jacobo Stoulman Bortnik y Matilde Pessa Mois, que no siendo militantes comunistas fueron valiosos colaboradores de Ricardo. En las tareas de apoyo a la lucha por la recuperación de la democracia en Chile.limítrofes

Los restos de Ricardo Ramírez fueron finalmente identificados hace pocos días, siendo entregados a sus deudos.

De los secuestrados pertenecientes al equipo de Ricardo, once continúan, junto a otro millar de chilenos víctimas de la represión pinochetista, en la calidad de “detenidos desaparecidos”, sin verdad ni justicia.

La biografía revolucionaria de Ricardo Ramírez , que hoy es reconocida en todas sus facetas heroicas , humanas y políticas, fue militante de las Juventudes comuistas desde fines de los años 50 del pasado siglo, siendo miembro de su Comit{e Central, su Comisión Ejecutiva y Encargado de Cultura.

Fue miembro del Teatro del Pueblo, estudioso de la historia y los temas militares y tras verse obligado a salir al exilio ( a principios de 1976), vivió en Hungría y la Unión Soviética, donde formó parte del grupo anexo al equipo de la Comisión Política del PC que allí trabajaba, dedicado al proyecto de reconstrucción del aparato clandestino en el interior de Chile y en los países limítrofes , y donde, desde noviembre de 1976, se preparó para formar parte del grupo clandestino en Buenos Aires,

Este domingo 5 de julio, Ricardo Ramirez, “Santiago”, recibió el reconocimiento que hace tiempo se le adeudaba, y fue despedido, tras una batalla legal y humana para recuperar su cuerpo, al son de “Por Montañas y Praderas”, tema soviético que le era entrañable y de La Internacional.

Su Hija, Valentina, dijo que al fin Ricardo Ramírez , uno de los grandes del “ejército de las sombras”, “se iba rumbo a la leyenda”, con un mensaje profundo y de esperanza, y un llamado al optimismo: “soy todo lo que juntos seremos”.